Tag Archives: Santiago de Cuba

Compra del mes: Santiago de Cuba

4 Jun

Buuf, este mes ha sido difícil decantarme por uno de los juegos que había comprado: Hab & Gut  o Santiago de Cuba. Hemos jugado muchas partidas a los dos, tanto en casa como en las quedadas, y tanto uno como otro tienen más o menos lo que yo espero de un juego: mucha diversión, muy vistosos, con buen precio y fáciles de explicar para seguir enganchando a mis amigos “no-jugones” (algún día tendré que empezar a llamarles “jugones”, porque los pobres se apuntan a cualquier partida…casi siempre!).

Finalmente me he decidido por el Santiago de Cuba:

Sigue leyendo

Sesión de Juegos: Hab & Gut, Santiago de Cuba y Die Macher

9 May

Pocas sesiones de juegos últimamente pero muy bien aprovechadas, eso si!

Una primera sesión con dos de las últimas adquisiciones de mi ludoteca – porque…sí, mucho pensar si uno u otro y al final han caído los dos! – a los que se juega de forma muy rapidita y encima se explican en un momento: Hab & Gut y Santiago de Cuba.

Del Hab & Gut me cautivó, como no, su precio y esa mecánica diferente de compartir cartas con los jugadores vecinos, muy original. Como sabéis, el juego consiste en hacerse con la mayor fortuna de dinero comprando y vendiendo acciones de diferentes productos y la gracia está en que cada jugador ve sólo una parte de las cartas que hacen que el mercado vaya fluctuando. Tendremos que usar muy bien esa información y ver como se mueven el resto de jugadores para tener una idea de que productos comprar/vender y en que momento.

Trigo y grosellas baratas, me las quitan de las manos!

La primera partida que hicimos empezó con el trigo y las ¿grosellas? ¿bayas? bajando de precio, cosa que invitaba a comprar acciones ya que quedaba toda la segunda ronda por delante y era fácil que se recuperaran y subieran de precio…

Bueno, al menos podremos comernos el trigo, porque venderlo…

…cosa que no hizo el trigo. En toda la segunda ronda (donde se vuelven a mezclar y repartir las cartas que suben/bajan el precio) no se movió prácticamente de sitio con lo que todos los jugadores que lo compramos lo tuvimos que vender al final a un precio más bajo que el de compra. El negocio de las cabras, vamos…

La grosella me dio algo de beneficios, pero al final la diferencia fue el carbón.

Al final la grosella si que remontó y pude maquillar la partida pero a mucha distancia del ganador. Da la casualidad de que durante la partida se dio uno de esos casos azarosos en los que a mi alrededor no veía cartas que hicieran subir/bajar mucho el carbón por lo que no aposté por él. El jugador de mi izquierda compró las tres acciones posibles en su turno de carbón y ya me hizo sospechar, pero cuando los otros dos jugadores empezaron a reírse y también compraron todas las acciones de carbón fue cuando ya me mosqueé. Resulta que en los dos soportes de enfrente mio (que veían los otros 3 jugadores) estaban repartidas las cartas de +6 y +4, con lo que cuando me volvió a tocar el turno de nuevo ya no quedaba ni una triste acción de carbón que comprar y el precio ya estaba por las nubes. Vaya cara de tonto que se me quedó, jajaja.

Después de esta partida decidimos estrenar el Santiago de Cuba, y aunque parecía que había mucha cosa (habitantes, edificios, mercancías, barcos, monedas, puntos de valor…) resulta que el juego es supersencillo y se juega en un momento….pero ojo, que no quiere decir que no tenga su chicha!

Un tablero pequeñito y unos componentes muy correctos

Los turnos se suceden muy rápido, ya que sólo tienes que decidir a que ciudadano visitar, obtener la recompensa que ofrezca y decidir a cual de los 3 edificios a los que permite acceder quieres ir para realizar la acción correspondiente.

También he de decir que normalmente poníamos los dados con valor más bajo en el barco y que casi nadie se saltó la casilla que te obliga a cargar con lo que a cada vuelta a la ciudad ya dábamos salida a cada barco. En posteriores partidas ya nos lo hemos pensado más y ha habido mucha más estrategia, porque la tiene y mucha!

La posición de los ciudadanos y los edificios cambia en cada partida.

La partida duró más o menos unos 45 minutos, lo que hace que se puedan jugar revanchas ya que además la preparación del tablero es diferente a cada partida y le añade bastante rejugabilidad.

Por último, en otra de las sesiones pude jugar a Die Macher y bufff…me pareció un juegazo. De esos quemacerebros a los que sólo puedes jugar cada X meses si no quieres acabar frito. Además tanto por la duración de la partida como por la temática es un juego al que difícilmente podré jugar en casa y por lo tanto no compraré nunca pero si se tiene la oportunidad de probarlo en alguna quedada merece mucho la pena. Eso sí la partida duró cinco horas y media casi, explicación de normas aparte…lo dicho, acabas exhausto.

Para empezar a fundir neuronas…

En el juego representamos a uno de los partidos que se presentan a las elecciones alemanas y por rondas (en cada ronda se disputa una región de alemania) se deciden los escaños que gana cada partido en esa región. Así durante 6 rondas. Pero claro cada una de esas rondas se divide en 12 fases! así que imaginaros lo que cuesta conseguir esos escaños.

Tendremos que tener en cuenta los mítines que queremos realizar, los recursos que dedicamos a los mass media, si queremos subir votos automáticamente, si queremos preparar el camino de futuras regiones, la popularidad que tenemos en cada región, ver si nuestro programa político coincide con el de la región…en fin multitud de opciones a controlar que hacen que las dos primeras rondas, si es la primera vez que juegas, no te enteres de nada (pero literalmente). A la cuarta ronda ya empiezas a verle el potencial al juego y en las últimas estás totalmente entregado al juego.

Multitud de cosas a controlar!

Eso sí, si al principio os puede guiar alguien que conozca el juego mejor que mejor, porque yo intenté leerme una reseña en laBsk y acabé agobiado de tanta información!